Una patrulla de la Policía Nacional acudió al domicilio. | J.R.

La Policía Nacional detuvo la pasada semana en Palma a un hombre, de nacionalidad argentina y 35 años, acusado de un delito de allanamiento y de agresión sexual en grado de tentativa al irrumpir en la habitación de su compañera de piso para intentar mantener relaciones sexuales.

El suceso, según fuentes judiciales, tuvo lugar la noche del día 17 en una vivienda del barrio de La Soledat. La mujer, de 32 años, avisó al 091 de que el hombre con quien compartía piso se encontraba muy borracho y que se había colado sin permiso en su habitación porque quería tener sexo con ella, rechazando tal preposición. A esto el arrestado contestó con un golpe en la cara de la fémina.

Una patrulla acudió al piso y tras entrevistarse con ambos y explicarles los implicados que los dos habían bebido mucho y que olvidaban lo ocurrido se marcharon de allí. Pero tuvieron que regresar cinco minutos después. La mujer volvió a llamar y explicó que el hombre se había tumbado en su cama y no quería salir de allí. Esta vez sí que el varón acabó arrestado.