La mujer, de nacionalidad polaca, ha sido conducida este sábado a los juzgados de Manacor. | A. Sepúlveda

La mujer de 35 años detenida la madrugada del jueves por apuñalar gravemente a su compañero de piso en Cala Rajada ha quedado en libertad por orden el juez de guardia tras haber pasado a disposición judicial la mañana de este sábado. El magistrado le ha impuesto una orden de alejamiento respecto a la víctima, según fuentes judiciales.

Los hechos tuvieron lugar a última hora del miércoles en una vivienda de la calle Mestre Vicenç Nadal. No era la primera pelea que mantenían y tras una acalorada discusión ella -que estaba dentro de la casa- no quería abrirle la puerta. El hombre comenzó a gritar y a decir que la iba a matar. Según varios testigos, el hombre se encontraba bajo los efectos del alcohol o de sustancias estupefacientes y comenzó a golpear la puerta con fuerza hasta que consiguió tirarla abajo.

Ya en el edificio, donde comparten piso, ella, de nacionalidad polaca, consiguió llamar a la policía, pero no llegaron a tiempo. A partir de ese momento se vivieron momentos de nerviosismo y gran tensión. Al parecer, la mujer cogió un cuchillo y se lo clavó en el estómago cayendo en el suelo desplomado.

Noticias relacionadas

Con suma rapidez llegaron varias unidades de la Policía Local y el Grupo de Homicidios, Laboratorio Criminalístico y varias unidades de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil. Acto seguido se detuvo a la presunta agresora y el varón fue trasladado de urgencia al hospital en estado grave, donde ha sido operado.