Minutos más tarde de lo ocurrido el tren ha reanudado la marcha. | I. Cabrer

La muerte, todo apunta que por infarto, de un pasajero que viajaba en el Tren de Sóller ha obligado a paralizar el servicio la tarde de este viernes durante algunos minutos. El suceso, tal y como informan fuentes judiciales, ha tenido lugar sobre las 16.00 horas poco después de iniciar la marcha en dirección Palma.

Uno de los pasajeros del tren ha empezado a sentirse indispuesto y el resto de personas que compartían vagón ha avisado de inmediato a uno de los empleados de lo ocurrido. El convoy se ha detenido hasta la llegada de los servicios médicos. Hasta el lugar se ha desplazado una ambulancia medicalizada que, a pesar de los intentos, no ha podido hacer nada por salvar la vida del hombre.

Minutos más tarde, ya que se tenía que esperar a la comisión judicial para el levantamiento del cadáver, el tren ha reanudado la marcha. La autopsia confirmará las causas del fallecimiento del varón.