La Guardia Civil intervino e inmovilizó 3.400 kilos de este fruto. Foto: OPC

5

Agentes del Equipo ROCA de la Guardia Civil, que investiga los robos en el campo, ha detenido a un hombre, de nacionalidad española y 40 años de edad, en Inca como presunto autor de un delito de hurto por sustraer 1.000 kilos de algarrobas.

Este arresto se enmarca en las investigaciones llevadas a cabo por la Benemérita en zonas rurales y explotaciones agrícolas junto a los inspectores de la Conselleria de Agricultura del Govern Balear. Los controles se han centrado en los almacenes de los operadores de la algarroba. Como resultado de dicha operación se han intervenido e inmovilizado un total de 3.400 kilos de este fruto al no poder los agentes determinar con claridad la procedencia del mismo.

Tal y como informó la Guardia Civil en una nota de prensa, la actuación se desarrolló tras las denuncias interpuestas por los perjudicados, a las que había que sumar el gran malestar y la preocupación por el aumento de robos en la última fase de la campaña de la algarroba.

Sante Eugenia y Llucmajor

Santa Eugenia y Llucmajor centraban la mayoría de los delitos, aunque fue en la localidad de Inca donde los funcionarios arrestaron a un hombre de 40 años, y nacionalidad española, al que los investigadores atribuyen el robo de una tonelada del conocido como ‘oro negro’. La Guardia Civil continuará en las próximas fechas y no se descartan más detenciones de más personas.