El suceso provocó un gran revuelo en la calle San Vicente de Paul. Foto: R.S.

23

Se confirman las sospechas que tenía la Policía Nacional. El hombre que falleció la tarde de este lunes en Palma tras caer de un quinto piso en la calle San Vicente de Paul pretendía robar en la vivienda.

El fallecido, J.R. de 56 años, era un viejo conocido de la policía. Acumulaba un amplio historial delictivo, la mayoría de casos por robos. Los agentes lo ubicaban estos últimos años en Ca l'Ardiaca, no muy lejos de donde ocurrió el terrible suceso. Por ello intuyeron desde que supieron la identidad del fallecido que seguramente estaría intentando cometer algún delito. Y esa idea, junto a la versión de varios testigos, se confirmó poco después.

Noticias relacionadas

A pesar de los esfuerzos de los sanitarios desplazados al lugar, el varón falleció prácticamente en el acto debido a las lesiones sufridas tras precipitarse al vacío.