La procesada durante la vista celebrada en una sala de lo Penal de Vía Alemania.  | Juan P. Martínez

3

Un juzgado de lo Penal de Palma ha absuelto a la ‘community manager’ acusada de bloquear la página de Facebook de su exempresa en diciembre de 2020, un par de meses después de dejar su puesto de trabajo. El Ministerio Fiscal solicitaba para ella una pena de multa de 480 euros por un delito leve de coacciones. La procesada reconoció durante la vista, celebrada el pasado mes de mayo, que su conducta vino motivada porque su antiguo jefe le debía dinero. El fiscal ya avisó en su informe que era «un hecho de gravedad menor». El empresario retiró la acusación antes de iniciarse el juicio.

La magistrada remarca en la sentencia que no «aprecia conducta delictiva» en el proceder de la ‘community manager’, que en el juicio explicó que «hacía meses que no me pagaban, le requerí varias veces que lo hiciera y no me contestó a los mensajes», relató la acusada a la magistrada. Ni la respuesta de su exjefe ni el pago de los atrasos llegaba. «Incluso le envié un burofax y nada. Lo hice para forzar a que me llamara y arreglar lo que me debía», sostuvo la mujer. El perjudicado estuvo diez días sin poder entrar a la página de su asesoría en la red social.

El fallo detalla que el delito de coacciones «protege la libertad personal frente a ataques graves, típicamente relevantes». Y añade que los problemas del empresario para acceder a la página de Facebook se hubieran solventado «con conocimientos informáticos, que de haberlos tenido hubiera podido acceder a la cuenta o hubiera podido revocar el bloqueo efectuado por la acusada», apunta.