Imagen del momento de la retirada. | R.S.

7

Los vecinos de la calle Reyes de Mallorca de la urbanización de sa Torre, en Llucmajor, ya pueden respirar algo más tranquilos. Tras más de 15 años de sufrimiento, interminables procesos judiciales y administrativos, quejas, denuncias y demandas contra un conflictivo vecino, un juez ha puesto fin a esta pesadilla. De momento, el protagonista de esta historia, un hombre de 87 años, tiene una orden de alejamiento y el Ajuntament de Llucmajor, acompañado por la Policía Local, procedió a la retirada de nueve animales que vivían en muy malas condiciones.

«Llevamos 15 años aguantando ruidos, basura, insultos, acoso etc... He visto marcharse durante todo este tiempo a numerosos vecinos, vender sus casas ante la desesperación de tener que aguantar a este conflictivo hombre», añade una de las afectadas.

Hace unos meses, una inquilina decidió plantarle cara y llevarlo a los tribunales. Los vecinos venían denunciando que les lanzaban basura, excrementos o pilas en el interior de las piscinas. Insultos, gritos, ruidos a cualquier hora del día o de la noche, criadero de animales que vivían en malas condiciones y proliferación de ratas por todo el solar. Finalmente, el Ayuntamiento tomó cartas en el asunto y avalado por la autoridad judicial retiró los animales y acondicionó la zona.