Imagen de una patera llegada a Mallorca. | Policía Nacional

2
Seis hombres de origen argelino, de entre 20 y 32 años, han sido detenidos en Palma por favorecer la inmigración ilegal, delito contra los derechos de extranjeros y pertenencia a organización criminal, cinco de ellos supuestamente por patronear varias pateras hacia Mallorca y el sexto por recaudar el coste del viaje. Las detenciones derivan de la llegada a cinco pateras que fueron interceptadas entre los días 2 y 3 de agosto en aguas de Cabrera (al sur de Mallorca) con un total de 100 personas, una de ellas una embarcación de recreo, ha detallado la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Baleares en un comunicado.
Todas las pateras fueron interceptadas en alta mar por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo y los rescatados fueron puestos a disposición de la Policía Nacional, que es la competente en materia de extranjería. Después del triaje efectuado por parte de la Cruz Roja, la Policía inició la investigación para esclarecer la llegada de cada embarcación, identificar a sus ocupantes, estudiar la posible existencia de actividad delictiva y sus circunstancias.
La Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) averiguó que las embarcaciones habían salido del norte de Argelia y habían hecho travesías de entre 30 y 48 horas, según el trayecto realizado y el tipo de embarcación. Una de las pateras tardó un poco más en llegar a las costas mallorquinas. Los ocupantes habían pagado entre 750 y 3.000 euros, dependiendo del tipo de embarcación y otras circunstancias. Durante las travesías, los viajeros vivieron episodios de miedo y temieron por sus vidas dadas las circunstancias climatológicas de la navegación, el desconocimiento de la misma y la inexistencia de medidas de seguridad en la embarcación.
La Policía Nacional ha explicado que detrás de estas peligrosas travesías se encuentran organizaciones
criminales cuyos integrantes se reparten las tareas entre captadores, recaudadores y patrones de las embarcaciones entre otros. Los investigadores de la UCRIF identificaros a un total de cinco patrones, así como a una persona que supuestamente había recaudado el dinero procedente de los pagos para realizar el viaje que abonaron algunos de los pasajeros.
Una vez identificados los patrones de las embarcaciones y el recaudador, fueron detenidos y acusados como presuntos autores de favorecimiento de la inmigración ilegal, y algunos de ellos por pertenencia a organización criminal y delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Tras pasar a disposición judicial, cuatro de ellos han ingresado en prisión provisional. En estas detenciones, la colaboración entre la Policía Nacional y la Guardia Civil ha sido "imprescindible" para el hallazgo de evidencias, pruebas e indicios para el esclarecimiento de los hechos.