El acusado, a su llegada al juicio en la Audiencia de Palma, a finales del pasado mayo. | Alejandro Sepúlveda

31

El cuidador que violó a una mujer mayor en la residencia La Bonanova ha sido condenado a un año y nueve meses de cárcel. El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma ha tenido en cuenta las circunstancias atenuantes de reparación del daño, confesión y que actuó bajo los efectos del alcohol y las drogas. El hombre, de 29 años y nacionalidad española, consignó antes del juicio 10.000 euros para la familia de la víctima.

Los hechos se produjeron el 21 de agosto de 2019. El acusado trabajaba como auxiliar de enfermería en la residencia La Bonanova y se encargaba de cuidar de la mujer. Aquel día por la tarde se dirigió a la habitación de la víctima, de 94 años, que estaba postrada en la cama debido a su incapacidad por demencia y le retiró el pañal con el pretexto de realizarle las labores de higiene diarias.

Cervezas y marihuana

El cuidador se bajó los pantalones y la violó. El joven reconoció en el juicio que atravesaba por una «muy mala» situación personal y que aquel día tomó cervezas y fumó marihuana antes de ir a la residencia. «De camino me lié un porro y me llevé más marihuana para fumar en el trabajo. Además, me mediqué porque no me sentía bien». Una compañera de trabajo sorprendió al procesado encima de la nonagenaria y el joven le pidió que no se lo dijera a nadie. La mujer comunicó lo sucedido a la dirección de la residencia el 3 de septiembre. Seis días después.

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) tuvo conocimiento de los hechos y denunció ante la Fiscalía y la Policía Nacional. El equipo médico de la residencia realizó una exploración a la mujer y constató que existían pruebas de que había sufrido una agresión sexual. La dirección del centro abrió un expediente disciplinario al trabajador y le suspendió de forma cautelar de empleo y sueldo.

El hombre fue apartado de su puesto de trabajo y el 6 de septiembre acudió al hospital Son Llàtzer, donde contó a los facultativos del área de Psiquiatría que había hecho «cosas malas» a una mujer. Agentes de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional se desplazaron de inmediato hasta el hospital y detuvieron al joven, que ingresó en prisión. En agosto de 2020, el cuidador de la residencia La Bonanova salió en libertad tras abonar una fianza de 3.000 euros.

La fiscal, al finalizar el juicio celebrado a finales del pasado mes de mayo, reclamó una condena de siete años de cárcel para el acusado, que fue defendido por el abogado Carlos Castell.

El apunte

«Sólo quiero pedir disculpas a la familia de la mujer»

El acusado utilizó el turno de la última palabra en el juicio celebrado en la Audiencia, a finales del pasado mayo, para pedir perdón. «Sólo quiero pedir disculpas a la familia de la mujer». El padre del joven señaló que su hijo en esa época «estaba descontrolado». La fiscal rebajó su petición de diez a siete años de cárcel.