Jorge Ignacio Palma, (en la imagen, junto a su abogada María Herrera), autor confeso de la desaparición del cuerpo de Marta Calvo, que aún no ha sido hallado, y supuesto asesino de otras dos jóvenes, durante el juicio. | Efe

0

El responsable del grupo de Homicidios de la Guardia Civil que investigó la desaparición de Marta Calvo en 2019 ha explicado en el juicio que el acusado, Jorge Ignacio Palma, contactó con cuatro prostitutas días antes de cuando se sospecha que murió Marta. Según la declaración el acusado contactó con tres prostitutas el 7 de noviembre de 2019 (se sospecha que la muerte se produjo la madrugada anterior) y con otra el 10 de noviembre, tras dejar a su madre en el aeropuerto. Ha explicado también que el procesado, que tiene antecedentes por narcotráfico, usaba teléfonos con tarjetas cuyo rastro no se puede localizar, es decir, que se puede conocer dónde se conectan pero no rastrear las llamadas realizadas.

Noticias relacionadas

Tras entregarse el 4 de diciembre, el acusado explicó a los agentes que pasó la noche con Marta, que mantuvieron relaciones y que, al despertar, se la encontró muerta y se asustó. Posteriormente compró sierras, bolsas de basura y productos de limpieza y descuartizó el cuerpo en nueve trozos, que lanzó a contenedores de basura de Silla y Alzira. Inicialmente la Guardia Civil, según ha explicado este testigo, dio credibilidad al relato del acusado porque los desplazamientos de sus teléfonos móviles coincidían con la confesión. «Los contenedores de Silla ya habían sido limpiados, los de Alzira se retiraron para una inspección ocular pero no vimos nada concluyente».

«Posteriormente averiguamos a qué planta de reciclaje iban los residuos, a Guadassuar y Quart» ha explicado este testigo. «Los responsables de la planta de Guadassuar nos dijeron que prácticamente era imposible que hubiesen pasado por allí los restos. En Quart el responsable no fue tan contundente, el sistema está más masificado, y por eso decidimos dedicar ingentes recursos a buscar durante meses en la planta de Dos Aguas, que eran donde iban los residuos ya tratados en Quart. Jamás apareció nada» ha agregado.