Los hechos habrían tenido lugar en una de las oficinas municipales de cobro de sanciones de las que dispone el Ajuntament de Palma. | Redacción Local

40

La Policía Nacional detuvo el miércoles a un funcionario interino del Ajuntament de Palma acusado de apoderarse de unos 6.000 euros procedentes del importe de las multas que abonaban los ciudadanos en metálico en una de las dependencias que tiene Cort habilitadas para el cobro de las sanciones municipales. El arrestado tras pasar a disposición judicial ese mismo día la jueza ordenó su puesta en libertad con cargos. El delito se habría cometido desde mediados de 2021 y hasta principios del presente año, cuando se detectaron ciertas anomalías en el servicio. En ese momento se inició una investigación que acabó con el sospechoso sentado ante la magistrada de guardia.

Según fuentes próximas al caso, el detenido se apoderaba del dinero cuando las personas que acudían a pagar sus multas lo hacían en efectivo. A estos les entregaba un justificante sellado. Poco después el hombre entraba en el sistema y hacía gestiones para eliminar cualquier rastro del procedimiento. Así actuó, tal y como apuntan los investigadores, durante meses y llegó a hacerse con una cantidad cercana a los 6.000 euros. Pero su plan quedó al descubierto tras un cambio en la jefatura de la oficina. La nueva responsable del servicio detectó ciertas anomalías en algunos trámites.   

Tiempo después empezaron a acumularse alegaciones de ciudadanos a los que les había llegado el aviso del impago de las sanciones. Pero conservaban el comprobante de que habían pagado lo que debían. En ese momento el Ajuntament de Palma puso en manos de la Policía Nacional el asunto y se iniciaron las pesquisas, que finalizaron este miércoles con el arresto del funcionario interino como sospechoso de cometer un supuesto delito de malversación de caudales públicos. Ese mismo día acompañado de su abogado, Iván García López, declaró como imputado ante la jueza de Instrucción número 4, que decretó su puesta en libertad con cargos.

Por su parte, el regidor de Hacienda, Innovación y Función Pública del Ayuntamiento de Palma, Adrián García, ha remarcado este viernes que el arresto de un funcionario por, presuntamente, quedarse el dinero de las multas que cobraba, es «un caso aislado» entre los miles de funcionarios del Consistorio. En un comunicado, el edil ha valorado que los mecanismos internos de control que existen están funcionando ya que detectaron la situación sospechosa, que se puso en conocimiento de la Policía Nacional. El edil ha subrayado que la práctica afecta únicamente al funcionario detenido. «Los miles de servidores públicos que forman parte del Ayuntamiento de Palma tienen todo nuestro apoyo y respeto, estamos ante un caso aislado», ha asegurado. García ha pedido «dejar que la Policía haga su trabajo y determine si se han cometido irregularidades».

El apunte

Reconocido por los afectados a través de fotografías en sede policial

Una vez que la investigación se centró en los funcionarios que tenían contacto con el cobro de las sanciones impuestas por el Ajuntament de Palma, y en el periodo de tiempo en el que los afectados habían abonado sus obligaciones, los agentes de la Policía Nacional estrecharon el cerco en una serie de empleados públicos. Para intentar acotar a los que podían estar implicados en el asunto, los policías mostraron a las personas que enviaron las alegaciones una serie de fotografías. Todos ellos reconocieron rápidamente al funcionario que les había atendido en la oficina municipal y les había gestionado el cobro de sus sanciones.