Las dos acusadas, durante el juicio, en Palma. | Alejandro Sepúlveda

La encargada del comedor de alérgicos del colegio La Salle ha sido condenada a un año y medio de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave. La mujer será inhabilitada para ejercer cualquier trabajo u oficio relacionado con menores durante el mismo plazo de tiempo. La jueza también ha sentenciado a una pena de multa de 900 euros a la monitora del centro. La niña, de 4 años, falleció el 24 de mayo de 2019 por una reacción alérgica.

La menor murió en torno a las dos de la tarde. Naia tomó de postre un sándwich de helado de nata, que contenía proteína de leche de vaca, a la que era alérgica. Empezó a encontrarse mal y se desplomó. Los profesores dieron aviso a los servicios de emergencias y varias ambulancias se desplazaron hasta el centro escolar en cuestión de minutos.

La alumna sufrió un shock anafiláctico, entró en parada cardiorrespiratoria y los médicos del 061 intentaron estabilizar sus constantes durante más de una hora, pero no consiguieron salvarle la vida.

Noticias relacionadas

En el juicio, el fiscal, que reclamaba dos años de cárcel, aseguró que ambas «sabían que cualquier ingesta suponía un riesgo grave, la situación requería mayor diligencia». Las dos trabajadoras del centro, en la primera jornada de la vista oral, se acusaron la una a la otra por lo sucedido. Al final del juicio pidieron perdón a la familia de Naia.