El turista noruego de 19 años de edad ha quedado ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Son Espases, con pronóstico muy grave. | M. À. Cañellas

1

El turista noruego que ha quedado parapléjico tras tirarse de cabeza esta madrugada a una piscina que solo tenía medio metro de altura, en un beach club de Magaluf, se subió al respaldo de un sillón que habían colocado para evitar el acceso a esa zona de agua y un vigilante intentó evitar que saltara. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las causas del accidente, mientras el joven -que tiene 19 años y pasaba unos días de vacaciones en Mallorca- permanece en la Unidad de Ciudados Intensivos (UCI) de Son Espases. La víctima estuvo de copas y sobre la una y veinte minutos se subió al respaldo del sillón y se tiró al agua.

El impacto fue tremendo y quedó flotando en la piscina, sin poder moverse. Cuando lo sacaron comprobaron que, en apariencia, presentaba una grave lesión medular, que luego fue confirmada por los médicos del 061, que tuvieron que inmovilizarle la columna para trasladarlo hasta la ambulancia.

Noticias relacionadas

Los facultativos del hospital siguen muy de cerca su evolución y se ha confirmado que se ha fractura las cervicales. Se trata de un nuevo episodio de imprudencia de turistas después de la muerte de un británico que cayó de un séptimo en un hotel de Magaluf y de otro veraneante que perdió la vida cuando saltaba desde las rocas en las Islas Malgrats, mientras su esposa lo grababa con el teléfono móvil.