La acusada, este lunes, en Vía Alemania. | Juan P. Martínez

2

La cuidadora de un centro residencial de personas con discapacidad intelectual de Palma acusada de desatender a un interno especialmente vulnerable en octubre de 2020 negó este lunes cualquier responsabilidad en lo ocurrido. «No recuerdo que esas dos noches ocurriese nada fuera de lo común», declaró ante la jueza de lo Penal número 4. La Fiscalía pide para la procesada, de nacionalidad española, un año de prisión y otro de inhabilitación para ejercer su profesión. Los hechos se remontan a la madrugada de los días 5 y 6 de octubre de 2020.

El Ministerio Público afirma que la imputada, que trabajaba en el turno de noche, no atendió al hombre en los intervalos establecidos. No le cambió el pañal por lo que pasó la noche orinado. Al día siguiente volvió a repetirse la situación. La contención que sujetaba al varón se soltó parcialmente y se pasó toda la noche agitado y en una postura incómoda.

El gerente de la residencia comentó que comprobaron a través de las cámaras de seguridad los problemas que tuvo el interno las dos citadas noches y que la procesada no anotó nada en la hoja de incidencias. «Solo ponía ‘duerme, duerme y duerme’. Y no había dormido», explicó. El juicio quedó visto para sentencia.