Imagen de archivo de varias personas esperando la llegada de un autobús de la EMT en Ciutat.  | Pere Bota

Un hombre de 54 años fue condenado este lunes a 15 meses de prisión tras reconocer que hizo fotos con su teléfono móvil a una menor por debajo de la falda en una parada de autobús, cerca de la calle Aragón de Palma, la tarde del 9 de febrero del pasado año. El acusado, de nacionalidad española, reconoció los hechos ante la jueza y, además de la pena de cárcel, tendrá que abonar una multa de 2.160 e indemnizar a la menor con otros 1.000 euros por el daño moral ocasionado.

Los hechos tuvieron lugar sobre las cuatro de la tarde. La chica, de 15 años, se encontraba esperando el autobús con una amiga en la calle Ceres, esquina con Aragón. Junto a ellas había otras dos personas. Estos dos testigos vieron cómo el procesado se acercó a la perjudicada y sin que ella se diera cuenta le realizó varias fotos con su teléfono móvil por debajo de la falda que vestía. Estas personas avisaron a la menor, que acudió junto a su amiga tras el varón. Al llegar a su altura le preguntaron qué había hecho y el acusado dijo no entender qué pasaba y les comentó que no sabía manejar su teléfono. Las dos chicas le indicaron cómo se entraba en la galería de fotos y allí pudieron ver al menos diez imágenes de la parte inferior de la falda de la denunciante.

En unos pocos minutos se presentó una patrulla de la Policía Nacional y se entrevistó con las partes. El acusado relató a los agentes que se había comprado un móvil y estaba probando la cámara. Evidentemente su intento de salir airoso del embrollo no le funcionó. El hombre de manera voluntaria mostró su terminal a los investigadores y estos comprobaron que había borrado las fotos de la menor, pero que había diversas imágenes realizadas a grupos de gente por la calle. El acusado quedó imputado por un delito contra la intimidad y este lunes, en un juzgado de lo Penal de Palma, se declaró culpable ante la jueza tras llegar su defensa a un acuerdo de conformidad con la representante de la Fiscalía. La magistrada dictó sentencia ‘in voce’ en el mismo acto.