El vicelehendakari pide confianza en el cuerpo policial vasco, al mando de las indagaciones. | Twitter: @jerkoreka

0

El consejero vasco de Seguridad, Josu Erkoreka, ha avanzado que la investigación de diversos asesinatos y robos a hombres homosexuales en Bilbao «tiene ramificaciones en otros ámbitos territoriales dentro del Estado e incluso fuera» de España. Erkoreka ha comparecido este lunes en una comisión parlamentaria a petición de PP+Cs, grupo que se ha interesado por la colaboración de la Ertzaintza con otros cuerpos policiales en esta investigación, después de que el consejero asegurase la pasada semana que una denuncia presentada en Cataluña presuntamente relacionada con el detenido, Nelson David M.B, confirmaba que este pudo haber actuado fuera de Euskadi.

«Afirmo que en este asunto ha habido, hay y va a haber coordinación policial porque es absolutamente imprescindible, no ya por la complejidad del caso sino porque tiene ramificaciones en otros ámbitos territoriales dentro del Estado, e incluso fuera. La colaboración es imprescindible», ha incidido. La investigación que lidera la Ertzaintza se centra en seis posibles crímenes en Bilbao, entre ellos un presunto homicidio consumado y dos en grado de tentativa, más tres fallecimientos que fueron certificados como muertes naturales y que se encuentran en fase de investigación, pero «sin elementos probatorios».

El presunto autor de los hechos contactaba con sus víctimas a través de una red social de citas para hombres homosexuales, a quienes drogaba y lograba sacarles las claves de sus tarjetas y otros datos bancarios para después extraer dinero de sus cuentas en cajeros automáticos y realizar transferencias a su nombre. El número dos del gobierno vasco ha asegurado que la información sobre el caso es compartida con otros cuerpos policiales ya que no se descarta de que además de en Cataluña el sospechoso haya podido actuar en Madrid y en la Comunitat Valenciana.

Noticias relacionadas

Ha explicado que hay bases de datos comunes y una comunicación directa con otras policías, pero ha aclarado que «hoy por hoy no es necesario el uso de la figura del equipo conjunto de investigación» porque la responsabilidad principal le corresponde a la Ertzaintza. El consejero se ha mostrado prudente a la hora de ofrecer más datos sobre el caso al recordar que está bajo secreto de sumario y ha adelantado también que el Departamento de Seguridad ha abierto una investigación para buscar el origen de las filtraciones de detalles de la investigación a los medios de comunicación.

Ha apelado a la discreción y ha recordado que la Consejería vasca de Seguridad solo ofreció una rueda de prensa cuando se detuvo al principal sospechoso, por lo que ha insistido en que no hará pública ninguna diligencia relacionada con una investigación «larga y compleja», que ha señalado que se inició hace meses y que tardará también meses en concluir. «Los datos que dimos entonces han quedado superados porque hay nuevos datos y diligencias que se han incorporado al sumario y que no puedo comentar.

Algunos comportamientos se pueden dar por probados, pero hay otros muchos que están por demostrar. Para eso es imprescindible dejar trabajar a la Ertzaintza y a la autoridad judicial», ha pedido. Erkoreka ha trasladado un mensaje de tranquilidad a la sociedad en general y al colectivo LGTBI en particular, ha dicho que todavía es pronto para determinar si hay un componente de odio en estos crímenes y ha solicitado que se tenga confianza en la Ertzaintza porque es una policía que «esclarece casi el 100 % de los casos de homicidio». «Estamos en las mejores manos», ha concluido.