Dispositivo Doce guardias civiles y nueve policías locales permanecen pendientes de la seguridad de la zona. Arriba, redada en clubes de alternes contra la trata de seres humanos en la zona.    | Michel's

30

Arranca una nueva temporada cargada de grandes dosis de desfase, alcohol, droga, prostitución, robos y violencia. La llegada masiva de turistas a Punta Ballena ha traído parejo la aparición de traficantes y prostitutas, a la caza de los veraneantes bebidos. Ayer de madrugada, un equipo de Ultima Hora    fue testigo de que en la polémica calle de Magaluf ya pululan clanes nigerianos y rumanos dispuestos a hacer su particular agosto.

Un dispositivo integrado por doce agentes de la Guardia Civil y nueve policías locales fueron los encargados de velar por la seguridad de los asistentes, junto a un alto número de controladores de acceso y vigilantes de los locales de ocio nocturno. La noche comenzó con una gran afluencia de británicos, franceses y polacos. Poco antes de la medianoche, tras pasar antes por la playa de Magaluf, los jóvenes comenzaron a llegar los locales del punto neurálgico de la fiesta y el desfase.

El dispositivo policial procedió al arresto de varios delincuentes, levantaron numerosas actas por tenencia de sustancias estupefacientes y controlaron de forma exhaustiva a las cerca de 30 prostitutas nigerianas que acuden a diario a la ‘caza’ de los turistas borrachos. Un año más, se dedican a robar y dar palizas a clientes ebrios o drogados. Por su parte, desde la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Calvià se sienten muy «satisfechos por el trabajo policial que se hace de forma esporádica con muy buenos resultados. Falta continuidad para eliminar los delincuentes de nuestras calles. A modo indicativo decir que los fines de semana realizan unos 500 pases de droga», concluyen.

La Guardia Civil, Policía Local de Calvià y un inspector de trabajo también participaron de una redada programada contra la trata de seres humanos en seis locales de prostitución en la calle Punta Ballena y en la avenida de s’Olivera.