Agentes de la Guardia Civil, junto a uno de los detenidos antes de registrar su domicilio. | Redacción Sucesos

2

Una banda de cinco jóvenes ladrones fue condenada este viernes a penas que suman 11 años y medio de cárcel por robos en domicilios de Palma, Calvià y Marratxí. El juicio se celebró en un juzgado de Vía Alemania, en Palma, y uno de los supuestos integrantes del grupo negó su participación en los hechos. Los robos tuvieron lugar durante los meses de verano del año pasado. El primer golpe se produjo sobre las 12.00 horas del 13 de julio en una vivienda de Marratxí. Uno de los acusados, que aceptó cuatro años de prisión, accedió al interior de la casa y robó dos relojes.

El 3 de agosto, cuatro de los procesados se dirigieron a bordo de una Citroën Berlingo a Portals Nous. Tres de los jóvenes saltaron un muro y violentaron la puerta de acceso a un dormitorio de la planta baja para apoderarse de tres móviles, dos tabletas y un reloj Breitling. Seis días después, tres de los encausados acudieron a una vivienda de Palma en la que forzaron la cerradura y sustrajeron tres relojes de las marcas Baume & Mercier, Hugo Boss y Dolce & Gabbana, una tableta, un teléfono móvil, dos gafas de sol y 1.200 euros en efectivo.

Los ladrones vendían los objetos robados en el mercado negro. Agentes de la Guardia Civil del Pont d’Inca y Calvià abrieron una investigación tras recibir las denuncias de los perjudicados y enseguida localizaron y detuvieron a los sospechosos. La jueza en funciones de guardia ordenó el ingreso en prisión de tres de los arrestados, que tenían un amplio historial delictivo.