Los dos acusados en el juicio en Palma. | Redacción Sucesos

0

Bartolomé B. se sienta en el banquillo de los acusados, con los brazos extendidos y las piernas estiradas, como si fuera el sofá de su casa. Está acostumbrado a acomodarse ante los jueces de Palma, ya acumula más de 40 condenas por lo mismo: robos. «Yo tengo un problema con las drogas desde que tenía 12 o 13 años y con las drogas duras desde los 16, no recuerdo bien lo que hice», declaró ayer el hombre, de 50 años, en el juicio por un robo de 300 euros en un bar de la Platja dePalma. Bartolomé B. solo respondió a las preguntas de su abogado, Miguel Ángel Ordinas, y dijo que no se reconocía en el vídeo que le exhibieron del robo ocurrido el 22 de agosto en el bar Mola. La fiscal pide tres años de prisión tras apreciar la atenuante de reparación del daño, ya que ha consignado el dinero sustraído, y la agravante de reincidencia. El otro acusado, un hombre de 38 años nacido en Mali, tampoco se reconoció en las imágenes.

–«La policía encontró huellas suyas en las puertas del establecimiento, ¿cómo se lo explica?», preguntó la jueza de lo Penal número 2.

–«¿Huellas mías? No puede ser», respondió el enjuiciado, que se enfrenta a dos años de cárcel. Agentes de la Policía Nacional confirmaron que hallaron huellas de ambos acusados en el local.