Los cinco acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Palma.  | Alejandro Sepúlveda

5

La frutería era una tapadera. La Audiencia de Palma ha condenado a cinco hombres a siete años de cárcel y 9.300 euros de multa para cada uno por vender cocaína en una frutería de Pere Garau. Los acusados, de nacionalidad colombiana y ecuatoriana, también utilizaban un piso de la barriada para traficar con droga, principalmente cocaína y marihuana. Los hechos se remontan a septiembre de 2020, según la sentencia. Los procesados se repartían las funciones para llevar a cabo la venta de las sustancias. La Policía Nacional abrió una investigación tras las quejas vecinales sobre el trasiego en un domicilio situado en la calle Francesc Pi i Margall. Los agentes comprobaron que en el inmueble se vendía droga de manera ininterrumpida. Día y noche.

El 5 de octubre, sobre las 20.20 horas, los policías realizaron una serie de vigilancias en la frutería de los encausados y sorprendieron a dos hombres saliendo del establecimiento con papelinas de cocaína. Al cabo de varios días volvieron a interceptar a varios compradores en el exterior del local con droga. Era una evidencia que allí no solo se vendía fruta.

Los cinco acusados negaron en el juicio que se dedicaran a traficar. Sin embargo, la policía encontró sustancias en los registros en el inmueble y el negocio de los investigados. «La actividad de venta al por menor en el colmado está constatada por los agentes que llevaron a cabo las vigilancias e interceptaciones de compradores que compraban sustancias prohibidas al salir de él», indica la sentencia. Una mujer declaró por videoconferencia desde Eivissa que viajó a Palma y compró cocaína en la frutería. Le vendieron un gramo, repartido en tres papelinas, por 70 euros. «Quedó claramente determinado que en el local del negocio había una dependencia que no se utilizaba para despachar al público, sino que era donde manipulaban la droga».