Imagen de archivo del Centre de Tecnificació Esportiva de les Illes Balears. | Alejandro Sepúlveda

El Juzgado de Instrucción número 9 de Palma ha archivado la causa por acoso contra los dos técnicos del Centre de Tecnificació Esportiva de les Illes Balears (CTEIB). El juez considera que no ha quedado demostrado que los investigados acosaran y vejaran a dos atletas. El magistrado indica en el auto, al que ha tenido acceso Ultima Hora, que no se puede descartar que las jóvenes denunciaran por «resentimiento» o «enemistad» con los denunciados tras abandonar el CTEIB.

Las atletas denunciaron a los dos técnicos, en septiembre y octubre de 2021, tras salir del CTEIB por no haber sido seleccionadas por su federación. Las denunciantes manifestaron que a lo largo de tres años recibieron comentarios despectivos como por ejemplo: «Eres una niñata, no vales para nada, solo vienes por los chicos» o «has adelgazado el culo».

Una de ellas contó que le hacían insinuaciones, pero el juez apunta que la chica no concretó en qué fechas se produjeron. El magistrado sostiene que estos hechos no pueden ser constitutivos de delito y decide acordar el sobreseimiento del caso. Las dos jóvenes nunca denunciaron estos hechos durante el tiempo en el que formaron parte del centro de tecnificación.

La Fundació per a l’Esport Balear iniciará ahora los trámites para reincorporar de forma presencial a los dos entrenadores, representados por los abogados Gaspar Oliver y Miguel Ángel Ordinas, que fueron apartados el pasado octubre a raíz de estas denuncias. La Conselleria d’Afers Socials i Esports les abrió un expediente informativo por este episodio que ahora se ha archivado.

El apunte

«Ganara o no, siempre me insultaban y humillaban»

Una de las atletas que denunció a los dos técnicos por acoso explicó que no acudió antes a la Policía Nacional porque estaba «aterrada» y tenía miedo a represalias. Pasaba seis días a la semana en el recinto de deportistas de élite y entrenaba y estudiaba doce horas al día. La joven relató que ingresó en el CTEIB cuando cursaba tercero de la ESO y que desde el principio sufrió vejaciones: «Ganara o no, siempre me insultaban y humillaban».