El hombre reconoció los hechos este martes a través de videconferencia en un juzgado de lo Penal de Vía Alemania. | A. Sepúlveda

4

Un hombre ha sido condenado a seis meses de prisión y al pago de una multa de 270 euros como autor de un delito de falso testimonio al reconocer que mintió en un juicio celebrado en Palma en mayo de 2019 con la intención de exculpar a un amigo, que estaba acusado de conducir ebrio. El imputado, a través de videoconferencia, aceptó la pena impuesta, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad previa a la vista entre su abogado, Miguel Ángel Cardell, y la representante del Ministerio Fiscal.

El 24 de mayo el procesado estaba citado para declarar como testigo en un juicio que se iba a celebrar en el juzgado de lo Penal número 4 de Palma. A pesar de jurar decir la verdad ante la magistrada no lo hizo. En un intento por exculpar a su amigo, declaró ante la jueza que era él y no el acusado quien conducía el vehículo el 7 de enero de 2018. Pero no les salió bien la jugada. El procesado en aquella vista acabó condenado por un delito contra la seguridad vial y sobre él se ordenó que se dedujera su prueba por si pudo incurrir en un delito de falso testimonio.

Este martes regresó, de manera telemática, al juzgado de Vía Alemania para ser juzgado por no decir la verdad. El hombre, que cuenta con antecedentes, se declaró culpable y aceptó una pena de seis meses de cárcel, que quedó suspendida por un plazo de tres años, siempre y cuando no delinca en dicho período y realice durante cuatro meses trabajos en beneficio de la comunidad, y una multa de 270 euros.