El exfiscal, Miguel Ángel Subirán, junto a su abogado. | Pere Bota

5

La Fiscalía Anticorrupción plantea al TSJIB un examen psiquiátrico para evaluar si el exfiscal Miguel Ángel Subirán tenía algún trastorno psicológico grave cuando se ocupaba del ‘caso Cursach’ y sus derivadas. El nuevo escrito sigue a la decisión del presidente del tribunal de archivar la investigación sobre el exfiscal a partir de sendos informes forenses que concluían que no está en condiciones de defenderse.

Ambos informes fueron ratificados por sus autoras el pasado noviembre. A partir de esa diligencia, Anticorrupción mantiene su posición de que sí puede comparecer en un juicio y, en todo caso, plantea la necesidad de un examen «que determine si tenía afectada su imputabilidad en el momento en que ocurrieron los hechos por los que es investigado». Es decir, durante su actuación profesional en la macro causa. Casi todas las acusaciones particulares también han cargado contra los informes forenses e insisten en que sea juzgado.

La Sala de lo Civil y Penal del TSJIB abrió la semana pasada una pieza separada para abordar la situación personal de Subirán, una de las dos cuestiones que tiene pendientes de resolver. La principal son los recursos planteados por la Fiscalía y el resto de acusaciones contra la decisión del instructor del caso, Carlos Gómez, de limitar a revelación de secretos los delitos por los que pueden ser juzgados Subirán y el juez Manuel Penalva. Los recursos llevan planteados desde junio para incluir delitos como detención ilegal.