Álex Parejo, en el centro de la foto, junto a varios agentes de la UPR de la Policía Nacional. | Alejandro Sepúlveda

10

Hace unos días, el periódico Ultima Hora les contaba la historia de Álex Parejo, un joven palmesano de 20 años que está aprendiendo a vivir sin parte de su brazo derecho tras haber sufrido una terrible colisión entre dos vehículos el pasado 19 de diciembre de 2021 en la vía cintura. Durante su entrevista, Álex explicó que uno de sus sueños frustrados tras el accidente era ingresar en la academia del Cuerpo Nacional de Policía y convertirse en antidisturbios. «Ahora acabaré mis estudios y me gustaría aprovechar las redes sociales para ayudar a la gente. Yo voy a ser fuerte, porque soy fuerte», apuntaba Parejo.

Noticias relacionadas

Nada más salir publicada la noticia, desde la Policía Nacional contactaron con el joven para mostrarle todo su apoyo y transmitirle, en nombre de todo el Cuerpo, su solidaridad. Este lunes un furgón policial de la UPR (Unidad de Prevención y Reacción), conocidos popularmente como los antidisturbios, acudieron a su domicilio para entrevistarse y compartir con Álex el sentimiento de ayuda y vocación de la Policía Nacional. El chico recibió a los agentes en el portal de su casa visiblemente emocionado, feliz, contento y con lágrimas en los ojos. El sueño de convertirse en policía, aunque solo fuera por un día, llenó de satisfacción a un joven que recuerda con tristeza la dureza y consecuencias del trágico accidente de tráfico del que fue protagonista.

ASS170122001 (24).jpg
El subinspector mostró toda la equipación policial a Álex y su novia.

Recuerdo

«De aquel día, recuerdo muchas luces. Me quedé colgado en el coche, y a un amigo que tenía al lado le dije que me quitara el cinturón. Vi mi brazo partido completamente y no paraba de sangrar. Se me cerraban los ojos, pero yo intentaba que no, porque tenía miedo de que no despertaría más», comentaba. Jaime, subinspector de la UPR y todo su grupo le mostraron el equipamiento policial de los furgones, armamento, sistemas de contención de masas, etc. y obsequiaron a Álex con una camiseta y mascarilla de la unidad. Parejo y su familia se mostraron muy agradecidos por la visita. «Ha sido un día muy bonito que nunca olvidaremos. Muchas gracias a la Policía Nacional», concluye.