Dos policías nacionales acceden al inmueble en Palma.    | Alejandro Sepúlveda

0

Los vecinos de un edificio de color naranja situado en el número 18 de la calle Josep Balaguer, en Palma, no tenían noticias de una residente de 80 años desde hacía unas tres semanas. La mujer vivía sola y llevaba mucho tiempo sin salir de su domicilio, por lo que los residentes decidieron alertar ayer por la mañana a la Policía Nacional. Una patrulla se desplazó de inmediato hasta el domicilio y llamó a la puerta, pero nadie abrió. Los policías decidieron forzarla y encontraron el cuerpo sin vida de la octogenaria en la vivienda. La mujer tenía un fuerte golpe en la cabeza que, según fuentes de la investigación, se habría producido tras una caída.

Agentes de la Unidad Científica del Cuerpo Nacional de Policía también acudieron hasta la casa de la mujer y realizaron una inspección. El óbito fue comunicado al Juzgado de Instrucción número 4, que se encontraba en funciones de guardia. Una médica forense se dirigió al domicilio para examinar el cadáver de la mujer. El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación de la muerte de la octogenaria. Las hipótesis que barajan los agentes es que la mujer falleció tras caer y golpearse la cabeza o que sufrió una muerte natural. Está previsto que este martes se practique la autopsia a la víctima.