Uno de los detenidos, custodiado por agentes de la Policía Nacional.

1

La Policía Nacional ha detenido en Palma a dos hombres, uno de origen español y otro peruano, acusados de extorsión, pertenencia a grupo criminal y por un delito contra la salud pública. Presuntamente habrían amenazado de muerte a dos repartidores de paquetería después de que no les llegase a casa uno que esperaban y que los investigadores creen que contenía droga. Los dos arrestados, de 48 y 54 años de edad, integrarían un grupo criminal cuya función, según fuentes policiales, sería la realizar envíos con droga a través de paquetería.

Según se desprende de la investigación, en mayo iban a recibir en Mallorca un bulto que había salido desde Argentina. Al personarse el repartidor en casa de uno de ellos nadie le abrió la puerta. En ese momento apareció un varón facilitando los datos de a quien iba dirigido el envió y se hizo cargo del paquete. Poco después los repartidores empezaron a recibir llamadas y mensajes amenazantes por parte de un grupo de personas, que acusaban a los trabajadores de quedarse con el paquete al intuir lo que contenían. Uno de los empleados recibió graves avisos dirigidos tanto a él como a su familia, lo que le obligó a mudarse de su domicilio.

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación y rápidamente identificó a las dos personas que presuntamente extorsionaban a los trabajadores. El pasado día 11 de noviembre los agentes detuvieron a uno de ellos, al que le hallaron en su vivienda seis kilos de marihuana, varios teléfonos móviles y básculas de precisión y sustancia blanca pendiente de analizar.

Los policías continuaron las pesquisas para tratar de localizar al segundo implicado y lo hicieron a finales del pasado mes cerca de la calle Manacor. También se registró un trastero que frecuentaba el detenido y hallaron diversas sustancias blancas y una báscula de precisión.

Los sospechosos pasaron a disposición judicial y el juez de guardia ordenó el ingreso en prisión de unos de ellos mientras que el otro quedó en libertad con cargos.