El acusado en la Sección Primera de la Audiencia de Palma.  | Guillermo Esteban

Un hombre fue condenado este viernes a dos años de cárcel por abusar sexualmente de una amiga de su nieta en Binissalem. El acusado, de 70 años y nacionalidad española, se declaró culpable ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma. El septuagenario no ingresará en prisión con la condición de que no cometa ningún delito en los próximos tres años y de que lleve a cabo un programa de educación sexual. No podrá aproximarse a la víctima a menos de 200 metros de distancia ni comunicarse con ella por un plazo de cuatro años.

Los hechos enjuiciados ayer tuvieron lugar a las 16.30 horas del 27 de junio del año pasado. El acusado se encontraba en la piscina de su domicilio en compañía de una amiga de su nieta, que tenía 12 años. Aprovechó que su nieta acababa de meterse en la casa, situada delante de la piscina, para acercarse a la víctima y decirle que la echaba de menos y que la quería. El hombre le tocó las nalgas y a continuación le introdujo la mano por debajo del bikini. La niña salió de forma apresurada de la piscina y contó lo sucedido a su amiga y a la madre de ésta, que estaban en el interior de la vivienda. El acusado confesó los tocamientos ayer ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Palma y aceptó una condena de dos años de cárcel por un delito de abusos sexuales.