Coche patrulla de la Policía Nacional. Foto de archivo. | Policía Nacional

Un hombre de 30 años ha aceptado este martes una condena de cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de su compañera de piso mientras dormía, en Ibiza. Con todo, el Tribunal debe decidir si se sustituye la pena al hombre, de origen serbio, por la expulsión del país. Su defensa y las acusaciones han llegado a un acuerdo en la vista celebrada en la Audiencia Provincial de Baleares, de manera que se ha visto sensiblemente reducida la pena de cárcel, originalmente de ocho años de cárcel. Los hechos tuvieron lugar en Ibiza, en julio de 2018, cuando el hombre convivía con la víctima y cinco personas más.

En virtud del acuerdo alcanzado, el hombre ha admitido que entró en la habitación y aprovechando que estaba profundamente dormida abusó sexualmente de ella. La chica tomaba medicación para conciliar el sueño y se despertó después de que el acusado le realizara tocamientos y la penetrara en varias ocasiones. El acusado se fue de la casa tras lo sucedido y fue perseguido por los compañeros de piso hasta que la Guardia Civil lo detuvo. Aparte de la pena de cárcel, se ha impuesto una orden de alejamiento al acusado durante 14 años y una indemnización de 15.000 euros por daños morales.