El procesado, este lunes, en una sala de lo Penal de Palma. | J.P.M.

0

Un joven, de 23 años de edad y nacionalidad china, aceptó este lunes el pago de una multa de 540 euros como autor de un delito de lesiones tras reconocer haber agredido a un hombre que acudió a la empresa de su padre con la intención de cobrar una deuda.
El procesado abonó antes de la vista, que tuvo lugar en un juicio de lo Penal de Palma, 1.050 euros en concepto de responsabilidad civil, hecho que tuvo en cuenta el Ministerio Fiscal como atenuante. La agresión tuvo lugar el 28 de diciembre de 2019 a primera hora de la mañana. El perjudicado, también de nacionalidad china, se dirigió a la empresa del padre del acusado, ubicada en la capital balear, para cobrar una cantidad de dinero que le debía. Había estado trabajando para él de enero a marzo de ese año.

En un momento dado se inició una fuerte discusión entre el hombre y el imputado, que acabó con este último propinando una paliza al varón. Le dio varios puñetazos y patadas. Cuando la víctima cayó al suelo continuó golpeándolo. Como consecuencia de la agresión, el perjudicado sufrió una fractura cerca del ojo izquierdo y un hematoma en la misma zona.

Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el acusado dos años de cárcel. Antes de la vista su abogado alcanzó un acuerdo con la representante del Ministerio Público, que tuvo en cuenta el pago de la responsabilidad civil a la víctima por parte del joven, para fijar finalmente la condena en una multa de 540 euros. La jueza dictó sentencia ‘in voce’.