Imagen de archivo. | Redacción Sucesos

0

La Audiencia de Palma juzgará el viernes que viene a un acusado de un delito de incendio con peligro para la vida de las personas, por quemar unos contenedores de basura en julio del año pasado, para quien la Fiscalía pide una condena de 10 años de prisión. Los hechos que se juzgarán ocurrieron la noche del 9 de julio de 2020, cuando el hombre «con ánimo de causar menoscabo al vecindario», prendió fuego a unos contenedores de basura de Emaya próximos a su domicilio, según el escrito de acusación de la Fiscalía. El fuego se propagó a un solar próximo poblado e arbustos y rastrojos, que está rodeado de árboles. En uno de los lados del solar hay varios edificios de viviendas, en otro una nave donde la Conselleria de Salud almacena material de protección sanitaria, y en los otros dos lados aparcan coches. El fiscal destaca que el lugar del incendio está cerca de la Vía de Cintura de Palma donde, si hubiera llegado el humo, «podría haberse comprometido la seguridad del tráfico». La cercanía del lugar del incendio a un parque de bomberos facilitó que la actuación de los servicios de extinción fuera rápida y los extinguieran pronto. El acusado sufre trastornos de conducta por problemas de salud mental y «escaso cumplimiento terapéutico», según el fiscal, que solicita al tribunal que al fijar la condena tenga en cuenta la circunstancia atenuante de anomalía psíquica. El juicio será el viernes, a partir de las 10, ante la sección segunda de la Audiencia