El procesado, este viernes, en una sala de lo Penal de Vía Alemania, en Palma.  | Juan P. Martínez

16

Un joven, de nacionalidad senegalesa, aceptó este viernes dos años de prisión y el pago de una multa de 90 euros tras reconocer que el pasado mes de julio tiró por las escaleras a un turista británico en Punta Ballena, Magaluf, para robarle el reloj que portaba. En la caída el perjudicado sufrió heridas en una mano, en la pierna y el pómulo. El agresor fue arrestado horas después por la Guardia Civil.

El acusado, que cuenta con una larga lista de antecedentes, se declaró culpable de un delito de robo con violencia y lesiones. Su abogado, Miguel Ángel Ordinas, alcanzó un acuerdo con la Fiscalía para que la pena de cárcel quedara suspendida. Se encontraba preso desde un día después de que ocurriera el suceso y este viernes quedó en libertad.

El incidente se remonta a minutos antes de la una de la madrugada del 16 de julio. El procesado, de 29 años y que se dedicaba a la venta ambulante en la zona de Punta Ballena, vio cómo un turista en estado de embriaguez se dirigía a su apartamento, situado en la misma calle. Se fue a por él e intentó arrebatarle el reloj que llevaba, un TAG Heuger valorado en algo más de 2.000 euros.

La víctima se resistió y ante esto, el procesado optó por empujarle escaleras abajo. Tras esto, pudo arrancarle el reloj de la muñeca y abandonar al herido en el lugar de los hechos. El visitante sufrió diversas lesiones en la muñeca, la pierna y la cara. Una vez repuesto, denunció lo ocurrido ante la Guardia Civil.

Agentes del puesto de Calvià consiguieron arrestar al sospechoso poco después. Las cámaras de seguridad lo delataron. También que luciera en su muñeca el mismo reloj que robó al turista cuando fue interceptado. El juzgado de guardia le envió a prisión, donde ha estado hasta este viernes.