El acusado, este miércoles, en un juzgado de lo Penal de Palma. | R.S.

4

Un hombre, de 53 años y nacionalidad española, aceptó este miércoles en un juzgado de Palma ocho meses de prisión y el pago de una multa de 1.080 euros tras reconocer que se masturbó delante de dos niñas en una playa de Alcúdia en marzo de 2019 y un año después coaccionó a una joven con discapacidad para que se subiera a su coche. Esta última víctima se encontraba en el arenal cuando ocurrió el incidente con las menores.

El desagradable suceso tuvo lugar el 24 de marzo. El acusado llegó a la playa des Morell Vermell. Allí, junto a más gente, había dos niñas de 7 y 13 años. De repente el hombre se puso cerca de ellas, se quitó la ropa y empezó a masturbarse al mismo tiempo que les realizaba comentarios. Junto a las menores también se encontraba una chica con discapacidad de 26 años. Todas salieron corriendo a avisar a sus padres despavoridas al ver lo que ocurría.

Casi un año después, el 8 de marzo de 2020, la joven con discapacidad, mientras paseaba el perro, vio que un coche se le puso al lado. «¿No te acuerdas de mí? Estuve al lado tuyo en la playa». Era el mismo hombre que se masturbó delante de ella y de dos niñas. La invitó a subir a su vehículo. La chica huyó.

El procesado no podrá acercarse ni comunicarse con las perjudicadas durante tres años y las indemnizará en conjunto con 4.000 euros por el daño moral ocasionado.

La pena de prisión quedó suspendida por un plazo de tres años siempre y cuando abone la responsabilidad en año y medio y se someta a un programa de educación sexual.