El acusado, durante el juicio en la Audiencia de Palma. | Guillermo Esteban

0

La Audiencia de Palma ha absuelto a un cuidador acusado por abusos sexuales a un hombre con síndrome de Down. Dos juezas de la Sección Segunda sostienen que no ha quedado acreditado que el hombre se aprovechara de la discapacidad del denunciante para obligarle a que le practicara una felación en el interior de un coche en febrero de 2017.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Ultima Hora, recoge que el acusado cuidaba del hombre desde 2012. El 1 de febrero de 2017, sobre las 17.50 horas, ambos estuvieron en el interior de su coche estacionado en la calle Gran Vía Asima de Palma esperando a la hija del encausado.

El procesado reconoció que se reclinó en el asiento para descansar tras una sesión de diálisis y negó que cogiera al denunciante por la cabeza para forzarle a que le hiciera una felación. Además, alegó que sufre problemas de erección desde hace años. Tres mujeres declararon en el juicio que vieron al hombre con síndrome de Down practicándole una felación.

«La sala considera que resulta poco probable que el acusado, dado el cansancio que supone la diálisis, decidiese que le hicieran una felación; que decidiese que el párking público era el lugar más idóneo cuando disponía de tiempo a solas con el hombre al que cuidaba en su propio domicilio y que fuese a realizarlo cuando esperaba a que llegara su hija del entreno».

El fallo también señala que ninguna de las testigos vio el pene del acusado y que no existe ninguna prueba biológica del cuidador en el denunciante ni en el interior del vehículo.
No obstante, uno de los integrantes del tribunal ha emitido un voto particular y da credibilidad a la versión de las mujeres. «Las testigos manifestaron no tener dudas de que se trataba de una felación. La falta de erección no significa falta de sensibilidad y, aunque impide penetración vaginal o anal, no impide penetración bucal». El juez pide que se le imponga siete años de cárcel.