Los hechos ocurrieron en un piso de la calle Aragón de Palma. | ALEX SEPULVEDA

5

Un técnico de alarmas tenía deudas con empresas de préstamos online y decidió saldarlas por la vía rápida. El joven, de 24 años y nacionalidad española, acudió a instalar una alarma en un domicilio de la calle Aragón, en Palma, vio la tarjeta de crédito del propietario del piso y le hizo una fotografía con el teléfono móvil. En cuestión de horas satisfizo sus préstamos.

Un juzgado de Palma ha condenado al joven a un año y nueve meses de cárcel por un delito continuado de estafa. El acusado reconoció los hechos en el juicio y aceptó la pena.

Prisión
El abogado del procesado, Miguel Ángel Ordinas, pidió la suspensión de la pena de prisión y la fiscal no se opuso. El joven no ingresará en la cárcel si no comete ningún delito en los próximos dos años.

Los hechos por los que fue juzgado tuvieron lugar el 14 de enero de 2020. El acusado, que realizaba trabajos de servicio técnico para una empresa de alarmas, acudió a un piso de la calle Aragón. Una vez allí, localizó la tarjeta de crédito del dueño de la casa y le hizo una foto. A continuación, realizó tres movimientos con el número de la tarjeta de la víctima.

El primer pago que hizo fue por un importe de 901 euros para saldar una deuda que tenía con una empresa de préstamos online. Luego abonó 783 que debía a otra entidad financiera de préstamos rápidos y, por último, pagó 283 a un banco de préstamos personales. El joven defraudó en total la cantidad de 1.978 euros que el perjudicado consiguió recuperar antes de la celebración del juicio en Palma.