Agentes de la Policía Nacional, al frente de la investigación. | A. Sepúlveda

26

Fue a casa de su expareja con su madre para entregar a la niña que tiene en común con su expareja y se encontró a la mujer con cuatro hombres en casa. Enloqueció, comenzó a pegar golpes al mobiliario de la casa y acabó detenido.

Los hechos sucedieron el pasado sábado, a las 21.35 horas, en un domicilio próximo    s’Escorxador de Palma. La central policial del 091 recibió un aluvión de llamadas alertando de una reyerta entre varias personas.

Cuando llegaron las primeras patrullas se encontraron numerosas personas en los balcones y vía pública señalando a un tumulto de gente, entre los que se encontraban los implicados. Los policías encontraron al hombre muy alterado, teniendo que ser reducido. Sobre esta persona pesaba una orden de alejamiento de su exmujer a la que había agredido durante el transcurso de la discusión.

La madre del detenido (abuela del niño) que se encontraba acompañando al ahora detenido y que esperaba en el coche, se percató del incidente y fue a socorrer a su hijo, recibiendo un fuerte empujón y un puñetazo por parte de uno de los cuatro hombres –de nacionalidad búlgara– que estaba con su exnuera, provocando que cayera al suelo y perdiera dos piezas dentales. De hecho, la mujer llevaba los dos dientes en la mano mientras se los mostraba a los agentes responsables del caso.

Cuando los agentes iniciaron las primeras indagaciones policiales, comprobaron que los cuatro hombres que estaban en compañía de la moradora de la vivienda prácticamente no se conocían de nada. Al ser interrogada por la presencia de dichos varones, la víctima alegó que se trataba de una reunión social.

Punto de vista

La expareja alegó un ataque de celos tras la agresión

Excusas de mal pagador. El acusado de agredir a su expareja sentimental trató de alegar que sufrió un ataque de celos al ver a su exmujer con cuatro hombres. La realidad es bien diferente. El acusado incumplió una orden de alejamiento y provocó graves incidentes en el domicilio.