Los hechos sucedieron en los calabozos de la Policía Local de Palma. | A.S.

10

Una patrulla de la Policía Local de Palma estaba realizando labores propias de seguridad por la calle San Rafael de Palma cuando, de repente, observaron a una mujer pidiendo ayuda y tras ella un hombre que la perseguía para pegarle.

Los policías se bajaron del vehículo para proteger a la víctima procediendo en ese mismo instante a la detención del hombre. Una vez tenían la situación controlada y el acusado estaba engrilletado procedieron a leerle sus derechos y trasladarlo hasta los calabozos del cuartel de San Fernando.

Son Gotleu

Los hechos relatados tuvieron lugar, sobre las 22.10 horas, del pasado sábado en la barriada palmesana de Son Gotleu. El ahora detenido, un colombiano de 28 años, fue privado de libertad bajo la acusación de un presunto delito de violencia de género.

Lo más curioso fue cuando el arrestado se encontraba con el instructor policial del atestado y éste le dio el teléfono para que hiciera la llamada de rigor con la finalidad que pusiera en conocimiento su detención. En ese instante, y ante los policías, comenzó a decirle a un familiar suyo que presionara a su mujer para que retirara la denuncia o que se podía preparar cuando saliera.

Acto seguido le quitaron el teléfono e hicieron constar estas nuevas amenazas.En su declaración, la víctima argumentó que no era la primera ocasión en la que su actual pareja sentimental le pegaba, pero que nunca había querido denunciarlo porque luego se arrepentía y le pedía disculpas. También reconoció que se trata de una persona muy violenta que suele perder el control.