La espectacular fuga del detenido se produjo de noche, la semana pasada. | T. Ayuga

12

Hora y media golpeando la ventana. Ese es el tiempo que el detenido fugado de Son Espases pasó hasta que pudo romper el cristal de seguridad y descolgarse con unas sábanas hasta la segunda planta.

Tal y como adelantó en exclusiva Ultima Hora, los hechos ocurrieron de noche, la semana pasada, cuando la Policía Nacional arrestó a un hombre por maltratar a su compañera sentimental y lo trasladó al hospital de referencia, para que fuera examinado.

Tercera planta

Noticias relacionadas

Quedó recluido en el módulo de detenidos, ubicado en la tercera planta, con vigilancia policial en el exterior. Sin embargo, parece ser que se hizo con un objeto contundente y durante una hora y media fue golpeando la ventana de seguridad, en el mismo punto. Finalmente, el acceso cedió y el varón se descolgó al piso inferior con unas sábanas que había anudado. Cuando saltó a la segunda planta se lesionó, pero continuó con su huida y consiguió llegar a la puerta de salida.

Allí disimuló y salió del hospital como si se tratara de un visitante más, de los cientos que acuden cada día al recinto. Sin embargo, la Jefatura palmesana ya había sido informada de la fuga y la Guardia Civil también fue puesta al corriente de lo que había sucedido. Una patrulla rural de la Benemérita que circulaba por la carretera de Valldemossa reparó en un individuo sospechoso que caminaba por el arcén, lesionado, y cuando le dieron el alto confirmaron que se trataba del detenido fugado. Los investigadores han comprobado que la secuencia quedó grabada en cámaras de seguridad instaladas en el módulo de arrestados.