La UFAM (Unidad Familia Mujer) de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación.  | A. Sepúlveda

2

Ambos, presunta víctima y el sospechoso, mantienen una versión bien distinta de lo ocurrido la madrugada del pasado martes. La chica, una joven sueca de 21 años, denunció ante la Policía Nacional que se despertó desnuda, sin saber por qué, en la cama «con un desconocido». Lo que está claro es que se encontraron horas antes en el Passeig Marítim.

El imputado, de 25 años y que había llegado un día antes a la Isla, defendió ante el juez de guardia, asistido por el abogado Iván García López, su inocencia y explicó que mantuvo relaciones con la joven de manera consentida. Quedó libre con cargos.   

La chica explicó en sede policial que no recordaba nada de las horas previas del despertar, únicamente sabía que el hotel estaba cerca del Born. Con esos datos dos agentes de la UFAM (Unidad Familia Mujer) fueron el día después de poner la denuncia la perjudicada a recoger a la joven al domicilio en el que tiene fijada su residencia la chica para dirigirse al Born.

Una vez allí la presunta víctima empezó a recordar y reconoció el establecimiento hotelero sin ningún género de dudas. Entraron y se toparon con un chico saliendo de la habitación 206. En ese momento la joven salió corriendo. Era el joven con el que había despertado desnuda horas antes. El británico fue interceptado en la calle, donde se le identificó. Más tarde fue imputado.

Ayer en el juzgado de guardia explicó ante el juez que ambos se conocieron la madrugada del día 24. Se encontraban con sus respectivos amigos en el Marítim y tras despedirse de ellos se fueron al hotel donde se encontraba alojado el inglés para mantener relaciones de manera consentida. Según él, la chica estaba serena. Ella sigue sin recordar nada.   

Fue sometida a análisis en Son Espases para ver si fue drogada

La presunta víctima acudió a Son Espases antes de denunciar los hechos ante la Policía Nacional. Allí la sometieron a exploración y según el informe no sufrió lesiones genitales ni extragenitales. Los facultativos, al conocer su versión, optaron por hacerle un análisis para ver si fue drogada.