La Policía Nacional arrestó al hombre el pasado sábado. | A. Sepúlveda

11

Estaba fuera de sí. Agredió a su abuela, a su madre y amenazó a su hermano cuando este quiso entrometerse. Todo ello en el domicilio familiar, ubicado en el barrio palmesano de Bonaire. Al llegar los agentes de la Policía Nacional al lugar, el hombre, que cuenta con una larga lista de antecedentes, les esperaba con un palo al que había clavado dos tornillos y empezó a golpear el coche patrulla. Quedó, evidentemente, detenido.

Los hechos se remontan a la tarde del pasado sábado día 7, sobre las 18.30 horas. Según fuentes judiciales, la madre del detenido, de nacionalidad búlgara, avisó aterrada al 091 de que su hijo le había agredido a ella y a su abuela en el piso que compartían.

Varias patrullas de la Policía Nacional se personaron en el lugar donde se había producido la agresión. Cuando llegó el primer vehículo, el hombre se encontraba en la calle descalzo y sin camiseta. Sin pensarlo se dirigió al coche y empezó a darle golpes con un palo de madera al que había añadido tornillos en uno de sus extremos. Mientras esto ocurría, los agentes se bajaron con cuidado del vehículo policial. El instrumento que portaba el hombre se había partido como consecuencia de los golpes al coche patrulla, pero seguía teniéndolo en la mano. Al llegar los refuerzos policiales consiguieron reducirlo, no sin dificultades.

Los agentes, debido al estado que presentaba el detenido, optaron por trasladarlo al hospital de Son Espases. Allí tuvieron que atarlo a una de las camas y aun así siguió con su actitud agresiva. Escupió a varias enfermeras y amenazó a otros tantos trabajadores. La madre en su denuncia solicitó una orden de alejamiento para su hijo.