Imagen de archivo del centro penitenciario de Palma. | ALEJANDRO SEPULVEDA

2

La Audiencia de Palma ha confirmado la condena de un año de cárcel a un preso que amenazó por carta a una anciana a la que robó con violencia. Un tribunal de la Sección Segunda ha ratificado la pena impuesta por el titular del Juzgado de lo Penal 3 por un delito de obstrucción a la Justicia. Los jueces, sin embargo, han revocado la sanción de 40 euros de multa por un delito leve de coacciones en grado de tentativa.

La sentencia recoge que el acusado fue condenado en 2018 a un año y 11 meses de cárcel por un delito de robo con violencia de menor entidad. La víctima, una mujer de 78 años, no declaró en el juicio ya que el joven reconoció los hechos ante la jueza de lo Pena número 1 de Palma.

El acusado disponía de los datos personales de la anciana y le envió desde el centro penitenciario una carta a su domicilio con el objetivo de que se retractara de sus declaraciones inculpatorias.

La mujer, según el fallo, recibió la misiva en su domicilio el 22 de noviembre de 2019. El recluso la acusaba de haber mentido y de ser autora de un delito de denuncia falsa. Además, le dijo que había contratado investigadores privados que habían conseguido pruebas contra ella.

En la carta también le indicaba que podía acabar en prisión por denuncia falsa al fingir ante los médicos el haber sido agredida y que el forense también sería denunciado ante los tribunales. La hija de la perjudicada decidió no entregarle la misiva a su madre para evitar que sufriera achaques debido a su avanzada edad.

La defensa del joven recurrió la sentencia del juez de lo Penal 3 porque entiende que se vulneró un derecho fundamental del acusado y que la víctima no tuvo conocimiento de los hechos, ya que su hija no le enseñó la carta.

La Audiencia resuelve que fue el propio joven quien dirigió voluntariamente la misiva a la víctima y que la hija de la anciana tenía autorización para recogerla. La mujer la abrió y, al comprobar su contenido, decidió no mostrársela a su madre por su delicado estado de salud.