La tienda Caramelos de piratas está situada en Jaume II. | Jaume Morey

2

Un ladrón goloso. La Policía Nacional ha detenido a un delincuente multirreincidente por intentar robar de madrugada en una tienda de chucherías en Palma. El hombre, de 50 años y nacionalidad española, acumula más de cuarenta condenas por delitos parecidos.

Los hechos por los que ha sido arrestado ocurrieron a las 3.40 horas de ayer en un establecimiento situado en la calle Jaume II. Un testigo alertó a la Policía Nacional de que había un hombre intentando forzar la puerta de acceso a la tienda Caramelos de piratas. El sospechoso iba vestido con una camiseta azul, pantalón corto blanco, zapatillas del mismo color y llevaba una bicicleta.

Los agentes que se desplazaron hasta el local se entrevistaron con el vecino que llamó para denunciar el intento de robo y les relató que el ladrón utilizó un destornillador para tratar de forzar la cerradura y acceder al interior del establecimiento.

Los policías realizaron varias barridas por las inmediaciones hasta que localizaron al presunto delincuente a la altura del número 5 de la calle de la Riera.

Pastelería

Los agentes le dieron el alto, lo identificaron y comprobaron que tiene en vigor una prohibición de acercamiento a menos de un kilómetro de la pastelería Ca na Cati, donde hace unas semanas entró a robar, y ayer se encontraba a unos 400 metros del establecimiento. Los funcionarios policiales le cachearon y encontraron dos destornilladores, un cúter y un cuchillo. El hombre fue detenido.

El ladrón goloso, asistido por el abogado Miguel Ángel Ordinas, quedó en libertad este lunes por la tarde tras ser puesto a disposición del juzgado de guardia.