19

El padre de Malén Ortiz, la menor desaparecida en Magaluf en 2013, ha sido detenido por la Guardia Civil acusado de amenazar de muerte al alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez. Tras quedar en libertad, el empresario argentino inició una huelga «de hambre y de sed» frente al consistorio, denunciando que todo es un complot contra él: «Soy inocente».

Alejandro Ortiz llamó por teléfono a la centralita del ayuntamiento de Calvià el lunes, para quejarse de la placa que se instaló en La Pinada, en Santa Ponça, para recordar a la adolescente desaparecida. Según él, se trata de una «lápida», en un lugar indigno y que le hace un enorme daño «moral, psicológico y físico».

Supuestamente, en el transcurso de esta conversación con un funcionario municipal –que fue grabada– amenazó de muerte al alcalde Rodríguez. El testigo informó al primer edil y la Policía Local puso en marcha una investigación, que finalmente recayó en la Guardia Civil. Dos días después, el miércoles, los agentes de la Benemérita procedieron a la detención de Ortiz, que ya ha sido arrestado en otras ocasiones.

El empresario estuvo en los calabozos y después quedó en libertad con cargos, a la espera de juicio. Este jueves por la mañana, el progenitor de Malén, junto a su hijo Bruno, inició una huelga de hambre frente al consistorio calvianer. «La denuncia contra mí es falsa, yo el lunes no amenacé de muerte al alcalde», explicó en declaraciones a este periódico. Médicos del PAC salieron a interesarse por su estado de salud, ya que según él llevaba más de 36 horas sin ingerir alimentos o líquidos. Fuentes policiales, por su parte, explicaron que el empresario tiene «una obsesión» con el alcalde y relacionaron este «odio» con el hecho de que el político siempre acude a los homenajes que la madre de Malén realiza periódicamente a la menor desaparecida en La Pinada.