Agentes de la Policía Local de Santa Margalida, inspeccionando el lugar.

4

Atraco a mano armada en una conocida joyería de Can Picafort. En torno a las 22.00 horas de este pasado sábado, los equipos de emergencia fueron alertados del asalto, a punta de pistola, de una joyería ubicada en el Passeig Colón.

Rápidamente, varias patrullas de la Policía Local de Santa Margalida y de la Guardia Civil acudieron al lugar para auxiliar a las víctimas. A su llegada, los agentes se encontraron con el propietario del establecimiento visiblemente nervioso y muy alterado.

Así como pudo, el dueño del local explicó que, instantes antes, un ladrón se había colado en su joyería armado con una pistola (al parecer real) y con el rostro cubierto con un pasamontañas. Acto seguido, inmovilizó al joyero, lo amordazó para evitar que gritara y pudiera pedir ayuda y le puso unas bridas en las manos. Una vez que tenía la situación totalmente controlada, el peligroso atracador desvalijó el establecimiento, llevándose una gran cantidad de joyas y de dinero en efectivo. Es más, el hampón utilizó el propio coche de la víctima para emprender su huida y darse a la fuga. En primera instancia, fue la Policía Local quien realizó numerosas batidas por la zona.

En las inmediaciones del barrio de Santa Eulalia del municipio fue localizado el turismo utilizado en la huida. Los agentes se llevaron el coche hasta el depósito municipal y lo pusieron a disposición de sus compañeros del Laboratorio Criminalístico de la Guardia Civil en busca de pruebas.

En las próximas horas está previsto que el dueño de la joyería realice un exhaustivo inventario del género para determinar la cuantía aproximada del valor de las joyas sustraídas.

La víctima se encontraba muy nerviosa y alterada, pero las primeras estimaciones apuntan a que el ladrón consiguió hacerse con un botín en joyas muy suculento y valorado en miles de euros.

Conocido

Uno de los puntos más preocupantes es que el ladrón podría ser una persona próxima y que conocía perfectamente a los responsables del joyería. Este punto viene avalado porque el atracador utilizó una vivienda anexa para entrar en el local, tenía vigilado al propietario y huyó con el vehículo del mismo. Todo apunta a que se trata de un ciudadano español de mediana edad. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación del caso.