Vídeo de la fiesta que montaron en la madrugada en Cala Rajada. | Redacción Sucesos

74

Grupos de turistas alemanes están montando ‘fiestas salvajes’ de madrugada en calles de Cala Rajada, con la consiguiente indignación de los vecinos. En la noche de este miércoles, la Policía Local disolvió dos de estas bacanales nocturnas, en las que utilizan altavoces para amplificar la música.

Sobre las 2.20 horas del martes al miércoles, un grupo de entre cuarenta y cincuenta turistas alemanes, de unos 18 años de edad, se concentraron en el paseo marítimo de Cala Rajada, delante de cuatro conocidos restaurantes. De repente, los veraneantes conectaron un altavoz portátil muy potente y pusieron la música a todo volumen. Tan fuerte, que se oía a muchas manzanas de distancia. Numerosos vecinos se despertaron sobresaltados por el estrépito y al asomarse a sus balcones no daban crédito a la fiesta callejera que se acababa de montar. Algunos jóvenes utilizaban también sus teléfonos móviles para iluminar la zona, como si se tratara de luces de una discoteca.

Noticias relacionadas

Los perjudicados llamaron a la Policía Local, que precisamente en esos momentos estaba interviniendo en otra fiesta espontánea en la plaza de los Pinos, donde numerosos jóvenes se habían concentrado y también bailaban con la música a todo volumen, molestando también a los residentes que dormían.

Sobre las 2.46 horas, finalmente, la patrulla policial pudo acudir al paseo marítimo y los turistas alemanes, nada más detectar las luces, recogieron el altavoz y se dispersaron por las inmediaciones, para no ser multados. Los afectados agradecieron la intervención policial y destacaron el sobresalto que supone que un altavoz de gran potencia comience a sonar de madrugada a escasos metros de casas habitadas.

Los residentes piden más medios para la policía

Vecinos de Cala Rajada se pusieron en contacto con Ultima Hora para pedir más medios para la Policía Local: «Ayer noche, cuando les llamamos solo tenían una patrulla disponible en pleno verano, cuando Cala Rajada está lleno de turistas. Dos policías no pueden enfrentarse a tantos jóvenes».