Imagen de archivo del centro penitenciario de Palma. | Alejandro Sepúlveda

2

Cuatro funcionarios de la cárcel de Palma resultaron heridos en un intento de motín registrado en el Módulo 13. La Asociación Profesional de Trabajadores Penitenciarios 'Tu abandono me puede matar' informa que los hechos se produjeron el pasado 26 de junio en uno de los departamentos más conflictivos de la prisión.

Dos internos se enzarzaron en una pelea en el patio mientras eran observados por el resto de los presos y los funcionarios intervinieron de inmediato para separarlos. Uno de los reclusos fue trasladado al departamento de aislamiento y otro a Enfermería para que le atendieran los servicios médicos.

A continuación, otro reo que se encontraba muy alterado empujó a uno de los trabajadores de la cárcel, lo insultó y lo amenazó de muerte. Un tumulto rodeó a los funcionarios de la cárcel para evitar que expulsaran del patio al preso agitado. Uno de los reclusos se colocó en la puerta mientras amenazaba e insultaba a los funcionarios que estaban rodeados de un gran grupo de reclusos que los empujaron y zarandearon.

Finalmente, los trabajadores del centro penitenciario consiguieron controlar la situación y procedieron a trasladar a los internos al departamento de Aislamiento pese a que se resistían en todo momento, según explica la asociación 'Tu abandono me puede matar' en una nota de prensa. Después de cenar, uno de los internos implicados en la trifulca empezó a gritar y a amenazar con «volver a liarla» al día siguiente y tuvo que ser trasladado también a Aislamiento.

Cuatro funcionarios tuvieron que ser atendidos en la Enfermería a consecuencia del intento de motín y tres de ellos fueron derivados a Urgencias. 'Tu abandono me puede matar' reclama la implantación de conducciones especiales y extraordinarias «para trasladar a los internos que protagonizan este tipo de incidentes» y una mujer clasificación y distribución de los presos en la cárcel de Palma. «Incidentes así se han convertido desgraciadamente en habituales en las prisiones españolas», lamentan.