Unos 300 agentes se incorporarán al dispositivo de seguridad en zonas turísticas.

0

Unos 300 agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil se incorporarán este verano al dispositivo de seguridad en zonas turísticas en Baleares, que comenzará el 1 de julio y se prolonga hasta el 30 de septiembre.

Responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Baleares y representantes de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Asociación de Hoteleros de Playa de Palma se han reunido este miércoles junto a la delegada del Gobierno en las islas, Aina Calvo, para coordinar la campaña de refuerzo de efectivos policiales en los próximos meses, ha informado la delegación en una nota.

Los detalles del operativo han centrado la reunión, con especial atención a las principales zonas turísticas de Mallorca, donde en la temporada estival se concentra un mayor volumen de transeúntes y residentes. El objetivo de esta cita ha sido reforzar al máximo la coordinación entre los diferentes sectores implicados en el buen desarrollo de la temporada turística, ha señalado la Delegación del Gobierno en Baleares.

Los participantes en el encuentro han coincidido en señalar que el archipiélago se ha consolidado como un destino seguro, tanto desde el punto de vista de la seguridad ciudadana como de la situación sanitaria derivada de la covid-19.

El operativo de refuerzo se suma a las actuaciones que ya se vienen desarrollando en los últimos meses en áreas de mayor afluencia turística, y específicamente en la Playa de Palma y en puntos del municipio de Calvià, con la colaboración entre Policía Nacional y Guardia Civil y las policías locales.

Estos dispositivos tienen como principal objetivo disuadir de conductas inadecuadas que pueden derivar en un riesgo para la salud en las circunstancias actuales de pandemia, así como facilitar el desarrollo de la actividad en los establecimientos de estas zonas turísticas.