La procesada, antes de celebrarse al juicio a puerta cerrada en la Audiencia. | A. Sepúlveda

La mujer acusada de abusar sexualmente de su hijo de cuatro años en Palma en 2017 ya conoce su castigo: cuatro años y un día de prisión. Y no sólo eso, sino que no podrá acercarse ni comunicarse con el menor durante cinco años y deberá indemnizarle con 3.000 euros. La sentencia la considera autora de los hechos, a pesar de que la procesada negó todo en el juicio, celebrado el pasado 19 de mayo en la Audiencia Provincial.

En la vista, celebrada a puerta cerrada, el tribunal visionó un vídeo de la declaración del menor cuando este tenía cinco años, en septiembre de 2018. Y de dicha prueba resaltan en la sentencia que el niño «dio detalles relevantes» y además «no parece que fantaseara en su relato», señalan.

Un comentario del menor, de tan sólo cuatro años, en un colegio de Palma hizo saltar las alarmas. El niño soltó, a su manera, que su madre le realizaba felaciones. Era noviembre de 2017. En el juicio, la procesada, de nacionalidad española, rechazó las acusaciones y explicó que lo que dijo el niño lo sacó «de otro ambiente» y que los menores a esa edad «son esponjas».

Por su parte el padre, que se separó de la mujer antes de que naciera el niño, relató ante el tribunal que su hijo en casa no le había visto manteniendo relaciones sexuales con su pareja ni tampoco visionando pornografía. Por lo que le creyó de inmediato cuando le avisaron del centro escolar.

Además de los cuatro años de prisión, la prohibición de comunicarse y acercarse al menor y la indemnización, la mujer pierde la patria potestad de su hijo por un plazo de dos años y al salir de la cárcel tendrá que permanecer durante cinco años en libertad vigilada.