Estado en el que quedó el coche, que era propiedad del padre del acusado, tras el accidente. | R.S.

6

Un joven ha sido condenado a un año de prisión y a la retirada inmediata del carnet de conductir por el atropello mortal de una mujer en un paso de peatones de Capdpera en junio de 2019. El imputado, que declaró a través de videoconferencia, admitió los hechos y se declaró culpable de un delito de homicidio imprudente.

Además de la pena de cárcél, que finalmente quedó suspendida, no podrá conducir en los próximos tres años. Asimismo deberá indemnizar a la familia de la víctima en 277.336 euros.

El accidente ocurrió sobre las 20.35 horas del 17 de junio en la avenida Juan Carlos I. El joven circulaba en un Mazda de su padre. Tras salir de un supermercado no se dio cuenta que una mujer cruzaba por el paso de peatones junto a su hija, de 20 años. El acusado la atropelló y le provocó un traumatismo craneoencefálico grave. Una ambulancia la trasladó en estado crítico a Son Espases, donde falleció horas después. La Policía Local de Capdepera practicó la prueba de alcoholemia al conductor, que arrojó un resultado negativo. El acusado, que fue detenido tras la muerte de la víctima, declaró ante los agentes que le pegó el sol en el coche, activó el limpiaparabrisas y no le dio tiempo a frenar para evitar la colisión. En la calzada no había huellas de frenada.

El coche que causó el atropello mortal, que circulaba sin seguro obligatorio, quedó precintado por la Policía Local de Capdepera tras el accidente. En el vehículo se podían observar las marcas del accidente.

Pena suspendida

La defensa del procesado solicitó la suspensión de la pena de prisión por un plazo de tres años. La Fiscalía no se opuso con la condición de que no vuelva a delinquir en dicho periodo y abone la totalidad de la responsabilidad civil de 277.336 euros. Dicha cantidad será satisfecha por el Consorcio de Compensación de Seguros.