La Guardia Civil investigó la denuncia de la perjudicada y dio con los responsables del delito. Foto: G.C. | OPC

3

La Guardia Civil ha imputado a dos vecinos de la localidad de Llubí, de 45 y 46 años de edad, como autores de un presunto delito de revelación de secretos por, presuntamente, fotografiar a una vecina de uno de ellos en toples y compartir las imágenes.

El asunto se descubrió cuando la perjudicada acudió al cuartel de la Benémerita para denunciar que un vecino suyo le había hecho fotos mientras estaba tomando el sol en el patio de su vivienda y se las había enseñado a personas del pueblo.

La Guardia Civil identificó al autor de las fotografías y a un segundo hombre, con quien compartió las fotos, que este a su vez las envió a más personas.

La Benemérita vuelve a recodar una vez más que difundir fotos íntimas aún habiéndolas obtenido con permiso de la persona fotografiada es delito.