Los tres acusados, este viernes, en la Audiencia de Palma. Foto: A. Sepúlveda.

9

La historia bien podría acabar en el catálogo de Netflix, Amazon Prime o HBO. Un multimillonario británico pagaba 10.000 euros al mes a una prostituta búlgara para verse en el chalet del hombre que tiene en el Port d´Andratx unas 8 o 9 veces al año. Además del ‘sueldo’, el empresario se hacía cargo de los gastos del desplazamiento del país natal de la mujer hasta Mallorca. Esto lo llevaban haciendo desde 2002. Pero en septiembre de 2019 el relato dio un giro inesperado.

La acusada quedó con la víctima, que ha estado representada por Jaime Campaner, en la vivienda de este. Pero no iba a ser un encuentro normal. Tenía dos compinches. Corpulentos y dispuestos a todo, que el día 4 accedieron a la vivienda y robaron y extorsionaron al hombre.

Este viernes los procesados, que se encuentran en prisión desde octubre de 2018, admitieron los hechos en la Audiencia de Palma y aceptaron cada uno de ellos una pena de nueve años de cárcel por los delitos de robo con violencia y extorsión. Asimismo deberán indemnizar al hombre en más de 176.000 euros.

Aquella noche del 4 de septiembre, la mujer pidió a la víctima que pusiera la música alta mientras este se daba un baño y aprovechó para abrir la puerta a los otros dos asaltantes, que iban armados con machetes y vestidos con pasamontañas y armaduras militares. Los sospechosos le enseñaron fotografías de sus hijas menores de edad, de su exmujer y de su residencia en Bélgica. Le advirtieron que matarían a su familia y a él si no les entregaba todo el dinero y exigieron el pago de 150.000 euros y un pago mensual de 6.000.

El multimillonario aterrado por las amenazas, llevó a cabo una serie de transferencias a la cuenta bancaria de la prostituta. El 9 de septiembre le envió 100.000 euros; el 12 le transfirió 25.000 y el 27 le pagó 9.000.